Varanasi, digo ¡Vara-risas!

el

Un tren, nueve amigos, patatas, galletas y un bote de desodorante. Lo típico vamos…

Todo empieza en el andén cuando a Sergio le engaña el del puesto al darle el cambio… total como el tren ya está en marcha…

Echar a unos indios de nuestro sitio, antes de que nos llame la atención la policía por jugar en el tren cuando el resto de los indios se va acostando en las minúsculas camas… sí! porque ahí estabamos todos, en un tren indio con camas azules y sábanas blancas (que por cierto no se como consiguen mantenerlas blancas estando en India…).

En las literas del tren

Risas más risas hasta que… oh no! el de abajo se ha quitado las zapatillas… oooooooh que morimos!!! ooooooooh que morimos de verdad!!! como unos pies pueden oler tanto!? Lo que no sabiamos todavía es que nuestro  Super Jordi iba a tener una “ideaca”: Pasame el desodorante!!… y eso que se llevó el indio a su casa: medio bote de desodorante “Dove frescor 24h” repartido entre sus pies infectados y sus zapatillas del infierno.

Antes de cerrarnos la puerta del tren

 

Nos dormimos después de la cena a base de sanas proteínas como son las Lays saladas, lays de cebolla acompañadas de galletas de fresa, de chocolate y de mantequilla. Todo ello bañado en Chai (o té indio que te venden en el tren). Buenas noches.

Violeta y yo en el tren

El sandwich de tortilla nos ayudó a todos a hacernos fuertes y entrar en el baño, no sin antes dar algunas arcadas que me salieron desde lo más profundo del estomago por el olor a rosas que salía de aquel agujero. Pero lo conseguimos y llegamos a Varanasi. No todos tuvimos la suerte de Laura con el beso del vendedor de bocadillos… pero bueno, aún así nos bajamos contentos del tren, salimos por una puerta que ponía “no exit” y en la que 200 indios (por lo menos) se peleaban por entrar y por salir…porque, por qué salir por una puerta que pone salida 1 metro más a la izquierda si puedes darte codazos con todo el mundo y salir con la cara desencajada como si acabases de cruzar el muro de Berlín antes del 89.

Pero eso no es nada como ver la cara de los rickshawalas haciendo una puja por nosotros para ver quien nos llevaba en su rickshaw. Raúl y yo personalmente no podemos tener queja de nuestro conductor que nos puso a Mikel Jackson y nos bailaba mientras conducía como el rickshaw fuera también haciendo el baile del zombie (aún no se ni como llegamos vivos).

Encontramos el hotel, vimos los baños y dijimos y qué más da? vamonos a ver Varanasi. Y así hicimos, cual intrépidos Indiana Jones empezamos a andar cerca del Ganges aun que se nos olvidó algo importante… no, las cámaras de fotos no (prueba de ello es que tenemos unas 1000 fotos del viaje si juntamos las de todos) no, nos faltaron gorras, sombreros, pañuelos o pamelas… pero algo para taparnos de lo que casi fue inevitable… el sol. Qué calor! claro, como Aída tiene a Sergio, ahí estaba él tirandole botellas de agua por la espalda pero el resto, que estabamos como muertos andantes (cosa que no es muy recomendable en esta ciudad que tienen una mala costumbre de quemarles…) Varanasi para arriba Varanasi para abajo… nos faltó ese detallito…Hasta que llegamos a la primera pira (donde queman los cuerpos) y vi lo que no quería ver… una cabeza y unos pies quemandose… se me quitó el hambre, el calor y las ganas de hacer fotos o mirar… de hecho estuve a punto de preguntarle a un indio que me decía “crematorio eléctrico” si tenía unas fundas como las que se les pone a los burros para no mirar a los lados…

Violeta y yo
En uno de los Ghat con el Ganges detrás...haciendo el tonto
Laura, Gloria y yo

 

Todos
Laura, Gloria y yo en el templo de los monos donde no había ninguno...
Con unos niños monísimos
Todos en la barquita por el Ganges

El siguiente gran momento del viaje fue cuando España vino a nosotros, que echas de menos España, pues aquí viene el 7 de julio San Fermín… que pena que no llevasemos puestos los pantalones blancos y no regatease bien el precio del pañuelo rojo de seda para mi madre…por la noche, después de cenar, paseando por la callejuelas encantadas de Varanasi oimos unos perros ladrando… cosa lógica en India, pero al haber estudiado durante seis meses a los perros indios, sabía que algo no iba bien y efectivamente cuando me di la vuelta…

“JORDI BÚFALOS!!! QUE VIENEN!!!!!”

Dos cosas negras con cuernos venían corriendo hacia nosotros, nos pegamos contra el cierre de una tienda y yo sentí como mi tripa desaparecía de mi cuerpo de tanto meterla así como el culo…aun que este siguió pegado a mí desgraciadamente. Pero ahí estaba un cuerno que nos pasó a 10cm. Ahí me di cuenta que yo ya he vivido los San Fermines así que ya puedo tacharlos de mi lista para siempre.

Pero no fuimos los únicos porque aun que el resto iba más rápido, se encontraron con los mismo bichos y no tuvieron tanta suerte como nosotros… o sí, depende de como se mire porque siempre dicen que cuando pisas una caca es buena suerte no Gloria? y ya si es caca de búfalo en India y delante de seis personas aún mucha más suerte. no? (jajajajaja)

¡Niñas de compras!

Meterse también todos en una habitación “de fiesta” porque nos cierran la terraza a ver como Laura se lava los diente con Odomos (una pasta antimosquitos) en vez de con OralB ayudó a que incluso por la noche no dejaramos de trabajar los abdominales.

Pero al día siguiente, gracias a Aída que se despertó en un segundo con mi alarma a las 5:15 am para ver el amanecer y que fue habitación por habitación despertando a todos, tuvimos un amanecer en barquita precioso y bastante gracioso entre mosquitos, olores y Víctor recién levantado con su gracia extremeña a las 6 de la mañana…

Mosquitos y olor a quemado...
Víctor al amanecer

Aun que la vuelta fuese en avión, a nosotros nos dió igual y seguimos riendonos. El del control para dejar pasar una botella de alcohol nos hizo abrirla y probarla… para qué? pues ni idea.

Y porque venimos de la ciudad sagrada, pues qué mejor que ir a cenar ternera (animal que no se puede comer por ser sagrado) en India no? no tenemos remedio…

En HardRock café antes de comernos el búfalo!!! muuuuuuuuuuuu!!

Varanasi en sí… pues una ciudad que yo ya he visto… pero un gran viaje lleno de buenas anécdotas y risas, risas y muchísimas risas. ¡¡MUCHAS GRACIAS a Sergio, Aída, Gloria, Raúl, Violeta, Mikel, Jordi, Víctor y Laura!!!

Os dejo un video para ilustrar un poco mi post (jajajajaajaja)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s