Boda, Tailandia & Khop Kun Ka

Estoy en esa edad en la que me parece totalmente normal que me pidan de vez en cuando el DNI al entrar en una discoteca y a la vez mis amigos ya se empiezan a casar…Espero a finales de año (cuando las buenas noticias me llegan en sobre), para preparar las vacaciones del año siguiente. Si, voy de boda en boda recorriendo el mundo.

La primera tocó en Tailandia. ¡Se casa Pablo! núcleo importante de ese grupo de amigos del 2009, “de los antiguos de Dubai”, de los que no supimos comer el primer camello, de los que nos miramos asustados en esas fiestas de la villa de Jumeira después de pasar por Submarine, de los after party en casa de un Sheik, de los del Eat&Drink y cocodrilos hinchables,…

El viaje ya había empezado meses antes con un chat de grupo y cenas con sangría, papel y boli. El cumul de la locura fue cuando los novios nos dieron el planning de la boda.

06:50am todos en pie, vestidos y en el templo, esperando a los novios. Empieza la ceremonia.

-Espera a que hora dices? pero como vamos a empezar a las 6 de la mañana una boda?…

-Sí! y además luego el banquete es por la tarde, y hay que ir de verde.

-Los hombres también?

-También.

Volvieron a estallar las risas mirando fotos en google de trajes verdes…Salieron duendes, salieron trajes con pañuelos de lunares y salieron bañadores de Borat como posibles indumentarias. Al final todo se quedó en corbatas verdes, pero las risas y las caras de susto de los novios se quedarán siempre para el recuerdo.

Las chicas desde el primer momento dijimos que nosotras si que nos vestiriamos con trajes tradicionales tailandeses. Y confirmamos… viendo después los ejemplos de vestidos…Aún me acuerdo de la reacción de Yune, Alba y la mía en cuanto vimos las fotos. Nos llamamos y nos estuvimos riendo un buen rato, luego le tuve que mandar las fotos a mi madre que lloraba de la risa de imaginarme con tanto volante y mangas con vuelo con chorreras.

Por fin llega el momento de juntarnos en el aeropuerto y obviamente dió igual haber elegido asientos con meses de antelación que al final me tocó ir sentada sola con dos armarios de Saudi, mientras que el resto iba tan agustito en parejas.

El vuelo llegaba a bangkok y nos esperaba una furgoneta con Karaoke (si si, con karaoke) que nos llevaba directos a Sukhothai, donde la madre de Mai, la novia, nos había preparado a cada uno un tupper con los noodles más buenos que he probado en mi vida.

Por fin llegamos a nuestro hotel y yo no se que tengo con las habitaciones con balcones de madera pero me encantó.

IMG_1810

IMG_1826

Yo llegué con tantas ganas de darme masajes todos los días que nada más entrar al hotel ya estaba reservando uno por día, y la verdad es que los disfrute como una enana y no por que relajasen (porque el masaje tailandes duele y más cuando te pica un bicho raro en el pie y te llega el pinchazo hasta el nervio occipital y vuelta al pie,…) sino por estar en medio de la nada rodeada de pajaros y arboles.

IMG_2375

IMG_2364

Llegó el grandioso momento de la prueba de los vestidos tradicionales para la ceremonia del día siguiente donde afrontamos entre risas, que estabamos todas muy gordas!…menos Yune, que fue la única que se pudo embutir en el que supuestamente era el conjunto que ibamos a llevar todas.

No pasa nada, veis todo esto que está encima de la mesa? pues podeis elegir lo que querais y poneroslo como podais…

IMG_1840

Efectivamente, cuando las culturas son tan diferentes, lo mejor que puedes hacer es reirte y darle siempre tu toque al “disfraz” que te tengas que poner y sinceramente, yo al final no me quería quitar mi conjunto tailandés (si no fuese porque no podía respirar).

Zipi & Zape en Tailandia
Zipi & Zape en Tailandia

Con ojeras por encima del maquillaje y las sabanas pegadas salimos del hotel para ya si que sí, verles la cara de felicidad a Pablo y Mai.

No voy a mentir si digo que cuatro horas de boda budista cuando acaba de salir el sol, son dificiles de llevar y empiezas a imaginarte cosas raras:

-Están los monjes diciendo “Pantumaca¨?.

-¿qué dices?…(ojos levantados para oir mejor,…)Ay Siiii! jajajajaja

Fue precioso ver como Pablo seguía a Mai, sonreía como un niño con zapatos nuevos e incluso cantase en tailandés para sacar a la novia de la habitación.

Una ceremonia preciosa en la que no paramos de sacar fotos, sonreir, bailar e incluso pudimos participar en algunos momentos.

IMG_2053

Y seguir sacandonos fotos…

Equipo Dubaití
Equipo Dubaití
Con mi zurdo favorito
Con mi zurdo favorito

Llegó la hora de volver al hotel a reponer fuerzas para el banquete de por la noche pero nos fuimos a dar una vuelta por las ruinas de Sukhothai en bici, como si fuesemos los de verano azul, solo que con un poco más de tráfico (que yune casi atropellara y tirase al río a una señora de 90 años que iba por la carretera, mejor no lo cuento…jaja).

IMG_3043

Llegamos a la zona de las ruinas y nos dimos un paseo viendo monjes budhistas, tiendas de souvenirs y paramos a comer pad Thai y cerdo de los puestos de la calle. Por supuesto parando a mirar los escorpiones y saltamontes fritos (que no probé…).

Monje budhista visitando las ruinas
Monje budhista visitando las ruinas
Mi nuevo trabajo en Sukhothai
Mi nuevo trabajo en Sukhothai
Ruinas de Sukhothai
Ruinas de Sukhothai
Ruinas de Shukhothai
Ruinas de Shukhothai
Ruinas de Shukhothai
Ruinas de Shukhothai durante el festival
Puestecitos de comida en Sukhothai
Puestecitos de comida en Sukhothai

La caravana nos estaba esperando otra vez en la puerta del hotel, todos guapísimos y de verde para la cena.

IMG_2408

Los restos de una noche genial
Los restos de una noche genial

Lo más especial de la cena fue salir al jardín del hotel a encender las linternas naturales que llenaron el cielo de luces deseando que los novios sean siempre felices.

Luz

Aprovechando que Sukhothai fue la capital original de tailandia y que al día siguiente de la boda coincidiamos con uno de las fiestas más importantes de tailandia, nos quedamos un día más y asistimos al festival de las luces o Loi Krathong y nos deshicimos de todas las malas vibraciones, tirando al agua unos centros de flores encendidos que flotan con las ondas y se van alejando de la tierra. (luego había gente que se metía en el agua y los cogía para revenderlos… espero que mis malas vibraciones no estén pululando por la tierra otra vez…)

Festival del Loi Krathong
Festival del Loi Krathong
Festival Loi Krathong
Festival Loi Krathong
Vamos a quitarnos las malas vibraciones,...Todas
Vamos a quitarnos las malas vibraciones,…Todas
Mi centro de malas vibraciones
Mi centro de malas vibraciones

Llega el momento de despedirse. Unos volverse a Dubai y otros tener la suerte de seguir sus vacaciones en Krabi. Yo no me voy a quejar. Aun que no pude ir a las islas, pude pasar un día y medio en BKK, con la suerte de tener ahí a Oscar que me hizo de guía.

Después de 4 años sin ver a un amigo, reencontrarse suele ser genial y aún más en una ciudad caótica pero organizada, con buena comida, sitios impresionantes y paseos en tuktuk.

Oscar es sin duda uno de los mejores anfitriones que conozco! En una noche hicimos una ruta turística de los bares más originales de BKK, incluyendo Sirocco, donde se puede ver toda la ciudad desde ojo de pájaro.

Sin duda mi sitio especial fue MaggieChoo, una mezcla de restaurante chino de película, donde en cualquier momento te puedes ver envuelta en un problema con la mafia, o la iguana que tienen enjaulada… Pero una vez que pasas esa zona, te adentras en un cabaret con estilo edad industrial, donde hay chicas en columpios con abanicos dandote la bienvenida, una pianista y una cantante de jazz y reservados que tienen como puerta verdaderas cajas fuertes de bancos antiguos.

Vista desde Sirocco
Vista desde Sirocco
con Oscar
con Oscar
La iguana de MaggieChoo
La iguana de MaggieChoo
Los columpios de MaggieChoo
Los columpios de MaggieChoo

Al día siguiente, me dió tiempo a conocer un poco la ciudad, a pasear por templos, a ver serpientes, a comprar, a perderme en barco,… y a averiguar que soy incapaz de subir templos muy empinados sin quedarme blanca y morirme de miedo…todo esto antes de despedirme de Oscar en la estación de metro.

El templo "del vértigo"
El templo “del vértigo”
Subida en el barco equivocado,...
Subida en el barco equivocado,…
Buddha acostado
Buddha acostado

Y obviamente no me podía ir de tailandia sin comerme un pad thai de un puestecito de una de las calles más famosas de BKK.  Reposando después la comida con un masaje.

Pad Thai de uno de los puestos de la calle
Pad Thai de uno de los puestos de la calle
Mi masaje a conciencia,...
Mi masaje a conciencia,…

Me quedo con las risas de las noches en el hotel de Sukhothai, los desayunos de coco con plátano y miel natural, me quedo con los helados de coco, la cara de felicidad de Pablo y Mai, el ir montada en una moto con un niño y su madre, el “más barato que en Mercadona”, el haber visto a Oscar después de tanto tiempo y habernos podido poner al día de nuestras vidas, me quedo con el paseo en bici con “Zape” y las fotos a los monjes, me quedo con todo,…

Khop Kun Ka Tailandia! (volveré)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s