Dos continentes y cinco puestas de sol

Que bien sientan esos dos dias de vacaciones inesperados que se te juntan con el finde y te permiten viajar.

Nos vamos?

Venga si!

Pasear con frio por calles asfaltadas llenas de una historia que se respira, que se huele y se reflefleja en cada rincon de la ciudad. Bazares interminables, mosaicos griegos, murallas romanas y un cielo dibujado de mezquitas. Si! Estamos en Estambul.

Una ciudad marcada por caras serias, rasgos fuertes, muchos hombres vestidos de negro, mucho pelo… y aun asi montanas de dulces de colores en mil escaparates, puestos ambulantes dorados con toldos a rayas y muchas casitas de colores, que le dan un encanto especial a la ciudad.

A 3 minutos andando desde la mezquita azul, a cinco desde el tranvia, nuestro hotel. Un hotel pequeno, muy acogedor, con detalles ochenteros e impoluto. Al llegar, una sonrisa y una habitacion mejor de la que habiamos reservado. Gracias!

Y empiezan nuestros paseos interminables de 9 horas de media por dia, paseos que ya no hay zapatillas que aguanten porque, llevemos los zapatos que llevemos, siempre volvemos con un gemelo subido o mas de una tirita en el pie.

Tuvimos suerte el primer dia, que contra lo que decia la aplicacion del tiempo del Iphone, no nos llovio. Asi que aprovechamos a quedarnos por la zona de Sultanahmet y ver la mezquita azul, Santa Sofia, el Palacio de Topkapi… lo mas turistico de Estambul… y como no, el gran bazaar.

Calle de Sultanahmet
Calle de Sultanahmet
en Topkapi
Cupula de la Mezquita azul
Cupula de la Mezquita azul
Delante de Santa Sofia
Bovedas del Gran Bazaar
Techos del Gran Bazaar

El gran bazaar, ese sitio en el que compres lo que compres al precio que lo compres, siempre vas a salir con la sensacion de que te estan enganando… y mas si no sabes regatear…

-88TL

-mmm no, 80TL

-Ok…

Mirada de reojo con la ceja hacia arriba y carcajada: Menudo regateo mas malo!! Pero si no ha tardado ni un segundo en decirte que si!, la proxima vez regateo yo…

Con mi regateo, en vez de un Ok, tuvimos un “Of Course!” (con exclamaciones y casi aplausos)… con lo que os podeis hacer una idea del vacile que tuve durante el viaje 😉

Puesta de sol y un gato
Puesta de sol y un gato

Al dia siguiente no tuvimos tanta suerte con el tiempo, aun que nada nos impidio pasarnos la manana andando por un barrio un poco “chungo”, demasiado poco turistico y sin mucho atractivo mas que unas cuantas casas de colores. En mi defensa dire que en unas fotos que encontre en un blog, parecia mucho mas bonito. (si, yo tambien estaba esperando que alguien nos atracase en cualquier momento).

Por el barrio de Fatih
Por el barrio de Fatih
Barrio de Fatih
Barrio de Fatih

Menos mal que el mirador de Pierre Loti no quedaba muy lejos y fue desde un principio, mejor opcion que “mi barrio de casas de colores abandonadas” y por fin ha dejado de llover. Obviamente, subimos andando (sin querer) la colina por el camino dificil y atravesando un cementerio. Es mejor subir en fonicular, pero nosotros no lo encontramos, hasta la bajada…

Mirador de Pierre Loti
Mirador de Pierre Loti
Mirador de Pierre Loti
Mirador de Pierre Loti

-He leido que la puesta de sol es bonita desde el lado oriental, vamos hoy?

Lo que habia podido leer de Uskudar no era nada comparado con la realidad de la espectacular puesta de sol frente a la torre de la doncella y de fondo, las siluetas de los minaretes de la parte occidental de Estambul y los pescadores turcos intentando pescar algo mas grande que sardinillas minusculas.

Puesta de sol en el Bosforo
Puesta de sol en el Bosforo
Puesta de sol en el Bosforo
Puesta de sol en el Bosforo
Torre de la doncella, desde Uskudar
Torre de la doncella, desde Uskudar
Pescadores turcos
Pescadores turcos

A la vuelta, un paseo por Taksim, por sus calles convertidas en pasajes abovedados y miles de bares en los que sentarse un rato a tomar algo y coger fuerzas para luego parar en un puestecito a comprar castanas asadas, y seguir andando.

Castanas asadas
Castanas asadas

Ultimo dia entero en Estambul y ya solo nos queda el mercado de las especias la torre de Galata y Ortakoy. El mercado de las especias, aun que con menos interes arquitectonico (comparandolo con el gran bazaar), es un bazaar mucho menos turistico y con un monton de cosas originales para comprar.

Incluso lloviendo, el paseo del bazaar hasta la torre Galata lo disfrutamos muchisimo por las vistas. Quizas, las que mas me gustaron de todo el viaje (quitando la puesta de sol desde Uskudar) y es que pasando por debajo del puente (lleno de restaurantes locales de pescado) y mirando hacia atras, te das cuenta de la cantidad de culturas e historia que tiene la ciudad.

Zona del bazaar de las especias
Zona del bazaar de las especias
Vista desde el puente de Galata
Vista desde el puente de Galata

Lo malo es que cuanto mas tiempo estabamos parados, haciendo fotos y mirando el horizonte, mas nos mojabamos yo y mis zapatos “no disenados para la lluvia”. Asi que menos mal que antes de subir a la torre de Galata, pudimos parar a tomar un cafe en un rincon con mucho encanto de una de las calles que suben desde el puente y ahi, nos encendieron un calefactor que me vino al pelo para secarme los pies congelados.

En un cafe para dos
Cafe para dos

La torre, aun que muy recomendable por las vistas, no tiene nada por dentro y se disfruta mucho mas de fuera y recorriendo las callecitas de alrededor. Una de ellas te lleva a Taksim, asi que volvimos a comprarnos castanas asadas, hacer fotos al tranvia antiguo y aprovechar los pasajes llenos de librerias, restaurantes y sobre todo, el bullicio de una calle llena de barecillos llenos, para coger fuerzas antes de volver a Dubai.

Por las calles de Taksim
Por los bares de Taksim

La cena de la ultima noche fue todo un homenaje con unas vistas impresionantes y un pescado buenisimo que vino a la mesa en llamas…

Pescado en llamas
Pescado en llamas

Un ultimo paseo de 2 horas, despues de todo el dia andando, para ir a una discoteca que nos habian recomendado (a la que no nos dejaron entrar…), y adios a nuestra ultima noche en Estambul. Que pena!…Y es que viajar contigo esta siendo un acierto. Una apuesta segura que las 24 horas del dia vamos a estar riendonos, pero no una risa fugaz de esas que se olvidan pronto… no no!, los dos por las calles a carcajadas, haciendo que la gente nos mire estemos donde estemos… 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s